sábado, 17 de octubre de 2009

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.


Este pasaje bíblico de 2 Corintios 5:17 contiene tres ideas poderosas en reflexión para nuestra vida.

La Primera
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es.

Es un hecho y no una fantasía que si estamos en Cristo, somos nuevas criaturas. Este texto no dice que estando en Cristo desearemos ser nuevas criaturas o que debemos serlo, simplemente da por hecho que lo somos. Por lo tanto, es un atributo que tenemos al estar en Cristo. Si tú que estás en Cristo, eres una nueva criatura.


La Segunda
Las cosas viejas pasaron.

La Biblia es muy clara: Las cosas viejas forman parte del pasado, no de tu presente en Cristo, ya no están, no existen, se quedaron atrás.

La mayor parte de las veces nos aferramos a cosas de nuestro pasado (cosas viejas), y es increíble sentir y ver como ellas -creencias, actitudes, prácticas y experiencias - siguen formando parte de nuestro presente en el Señor.

Paradójicamente, se nos presenta la siguiente situación:

Deseamos cosas nuevas en nuestra vida, pero nos cuesta desechar las viejas que tanto daño nos hacen. Muchas veces nos encontramos siendo el mejor aliado de ellas, reteniéndolas con celo para no dejarlas pasar. Sabemos que son un obstáculo para que nuestra vida se convierta en algo nuevo; pero a la vez, no podemos vivir sin ellas. Esta contradicción, no nos permite avanzar.

Frente a esta realidad que se hace cada día evidente, la pregunta a responder sería la siguiente:

Si estamos verdaderamente en Cristo y somos una nueva criatura como lo dice la Escritura; entonces, ¿Por qué continuamos permitiendo que los pensamientos, actitudes, prácticas y experiencias del pasado sigan viviendo en nuestro presente? ¿Por qué realmente no las dejamos ir?

La Tercera
He aquí todas son hechas nuevas.

1. Todas (las cosas): La Biblia nos dice que TODAS las cosas serán hechas nuevas; no ALGUNAS. En consecuencia, no habrá nada en tu vida - estando en Cristo - que sea o vaya a ser igual.

2. Son Hechas: Este proceso no se logra por arte de magia. El término “Hechas” significa que hay que trabajarlas para que se conviertan en nuevas. Unas tomarán más tiempo y otras menos, pero lo cierto es que habrá un trabajo que hacer para que se logre la transformación de algo viejo en nuevo. Este es un trabajo conjunto entre Dios y tú. No es algo que Cristo haga de forma independiente porque se trata de tu vida, y el protagonista de esta historia llamada vida ERES TU.

3. Nuevas: Algo nuevo significa que es diferente, no era como antes, tiene propiedades distintas a las anteriores. En algo nuevo, no hay cosas viejas. Por lo tanto, estando en Cristo, cualquier cosa que él haga, será diferente a la anterior.

Habiendo reflexionado con respecto a este texto bíblico, solo nos queda hacernos la siguiente pregunta:

¿Estás permitiendo que las cosas viejas se conviertan en un obstáculo que le dificulta al Señor trabajar en ti y convertirte en la nueva criatura que la Palabra dice que eres? ¿Qué te impide dejarlas?

En Cristo tenemos una vida nueva donde las cosas del pasado ya no tienen cabida; por lo tanto, deja ir esos pensamientos, actitudes, prácticas contrarias a la Palabra de Dios y experiencias negativas que impiden que seas verdaderamente la nueva persona que Cristo quiere hacer de ti. Ellas deben ser parte de tu pasado.

Recuerda

Si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. (2 Corintios 5:17)

Maryflor Hani, 17 de Octubre de 2009

3 comentarios:

  1. BUENO EL ES QUIEN SE ACUPA DE TRANSFORMARLA CON SU ENERGIA QUE EL TIENE MANDA UN ANGEL QUE LO AYUDA AL ARADOR

    ResponderEliminar
  2. Dios nos cambia en su totalidad y hace de cada ser humano que O-B-D-C, su palabra una nueva criatura

    ResponderEliminar